24/3/08

ANTE EL BANDO DE LA HUERTA: "POR UNA GÜERTA VIVA, ¡PAISAJE CULTURAL PROTEGIDO, YA!"



“No hay cultura sin territorio y, cuando se acaba el suelo, se agota el sentido de la comunidad humana que lo pisaba”

¿Qué diríamos si a nuestra catedral le fueran quitando día a día cientos de sillares hasta terminar por desaparecer?
Pues eso mismo le está pasando a nuestra huerta, hasta el punto de que en los últimos años ha desaparecido una superficie equivalente a 1500 campos de fútbol y, de seguir así, en poco tiempo dejará de existir, perdiendo para siempre uno de los suelos más fértiles de la región que sustenta un vergel rico en biodiversidad, ayudándonos a combatir la desertización y a limpiar el aire que respiramos, además de ser el mayor signo de identidad de los murcianos porque es fruto del duro trabajo de nuestros antepasados que en ella vivieron y de ella comieron, dejando a su paso una rica herencia cultural y humana.
Por todo ello creemos que nuestra ciudad debe crecer de manera razonable y respetuosa con su entorno y, como aún estamos a tiempo, declarar la Huerta de Murcia Paisaje Cultural Protegido, poniendo en marcha diferentes proyectos que aseguren su futuro y terminen beneficiando a todos los ciudadanos al generar diversificación económica sostenible y una mayor calidad de vida.
El próximo martes, día del Bando de la Huerta, en una iniciativa abierta a todos los ciudadanos y asociaciones que quieran sumarse, el grupo partirá en desfile a las cuatro de la tarde desde la Plaza de la Cruz Roja de Murcia.


NO EJARME QUE ME MUERA
Antonio López Vidal (El Moreno)

Aboá qu’ estais tos contentos
desfrutando de mi fiesta,
me derijo a tos vosotros
con rispeto y sin virgüenza
pa dicillos lo que allevo
muncho tiempo en mi caeza
y que por hache ú por bé
nunca lo saco p’ ajuera:

Cuando era joven y juerte
sus daba munchas riquezas,
he sio rimedio p’ al hambre,
llenando güestras dispensas.

De mis mesmicas entrañas
he sacao lo que tuviera
pa ponello en güestras bocas
y aliviallos güestras penas
poique las penas comiendo
paece que son menos penas.

Sus he regalao Rosales,
cañizos de Madreselvas,
rileras de Limoneros
con sus Limones de cera
Naranjos abarrotaos
de azahar en primavera
y bancales repretaos
de toa clase d’ arboleas
qu’ han dao los mejores frutos
de to er grobo der praneta,


Sus he dao las mejores Crillas
las mejores Berenjenas,
los Pimientos, los Tomates
y las Habicas mas tiernas.

En los dias de verano
sus he dao sombricas frescas
ande pudiais escansar
pa dimpues siguir la faena
He bebio los mejores
tragos d’ agua de las Ciecas,
he coqueteao con er Rio
que vinia de la sierra.

H’ estao siempre callaica
sin rechistar tan siquiera
anque me hayais esollao
mesmamente que a una fiera.

Y los mejorcitos años
de mi joventú mas fresca
los he dao por vusotros
sin pidir a cambio naica.

Y sin en cambio vosotros,
abora que ya estoy vieja,
no me dais mas que ijonazos
encomedio é la pechera,
pa que me desangre viva
hista que me quee seca.


Endirgais encima é mi,
p’apargatarse de perras,
un montón de garigolas
lo mesmo que conejeras
negras igual qu’ er cemento
y como güestras concencias.

Los zagales ya no corren
como enantes por mis sendas,
ni Júan por mis bancales,
ni suben a las moreras
p’ agenciarse la comia
p’ ar gusano de la sea.

M’ habeis quitao los Brazales,
habeis enterrao mis Ciecas,
mi Rio, empuesto d’ agua
na mas trae mugre y miseria.
Y m’ habeis dejao entre tos
p’ ar remate de las cuentas,
ca uno por si con su curpa,
triste, sucia, y medio muerta
cuasi sin naica d’ orsigeno
pa resollar tansiquiera.

Ya cuasi naica es lo mesmo,
como efisais ya estoy vieja
y ni soy guapa como antes,
ni tengo tantismas juerzas,

Por eso ya me dispido,
poique la murria me allega
y na mas me quea risuello
pa escribillos estas lletras
y pidillos cuatro cosas
a moa d’ una alvirtencia:

Yo sus pido, Zudiadanos,
que ar arrematár las fiestas
sus pongais a trebajár
junticos en la faena
de quererme y de cudiarme
por er bien de to er praneta.

Que nadie m’ haga mas sangre
por munchas perras que tenga,
y cudiar de mi salú,
la poquica que me quea,
enantes de que, por unos
ú por otros, yo me muera,
y ya na mas que podais
llorar por gúestra esvergüenza

Humirdemente lo pide,
güestra MAERE, guestra GUERTA

1 comentario:

KesheR dijo...

Es el único argumento para celebrar el Bando de la Huerta que me convence.