19/12/12

¿HASTA CUÁNDO VAMOS A TENER QUE AGUANTAR TODO ESTO, SR. VALCÁRCEL?

Valcárcel: «Yo no vendo humo, vendo esperanza»
'La Verdad' publica hoy una amplia entrevista -de Manuel Buitrago- con el presidente regional, Ramón Luis Valcárcel, en la que habla de su futuro político, posibles cambios en el Gobierno, de los casos de corrupción política, de la crisis, de los grandes proyectos de la Región, y de su labor en la política europea.
No podemos enlazarla por que sólo está en la edición de pago o en la de papel, pero merece una lectura para comprender hasta que nivel ha perdido los papeles el presidente regional. Os dejo un comentario personal.


¿HASTA CUÁNDO VAMOS A TENER QUE AGUANTAR TODO ESTO?
Patricio Hernández

Para darnos cuenta del grado de deterioro de la vida pública y del completo desastre que representan las personas que nos gobiernan en la región basta con leer la penosa, lamentable entrevista de hoy a Vacárcel en La Verdad. "Todos no hemos equivocado con el modelo urbanístico. No volvería a hacer la misma política, reconozco el error". ¿Todos, Sr. Valcárcel? Durante muchos años desde el Foro Ciudadano, desde la coordinadora Murcia No se Vende (1), desde las organizaciones ecologistas, etc. nos hemos cansado de señalar que este modelo nos llevaba, despues de un despilfarro altísimo de recursos no renovables, a una inevitable y dramática crisis económica y social.

¿Qué se nos respondía, siempre desde la prepotencia? Que éramos antimurcianos que proclamábamos el catastrofismo, y que el "modelo Valcárcel" era tan bueno que sería imitado por otros. ¿Que se nos decía cuando advertíamos de los efectos culturales y educativos del modelo? Que los chicos abandonaban el sistema educativo por las oportunidades que les ofrecía el mercado laboral (¿os acordáis de aquel disparate incalificable de Medina Precioso?). ¿Y de la corrupción?, ¿cuántas veces hemos dicho que era estructural al modelo y que estaba generalizada prácticamente por toda la región y que degradaba la vida pública y tiraba por tierra la calidad de nuestra democracia? Y la respuesta era el desprecio, y la apelación a que las elecciones lavaban las responsabilidades, sin tomar medida alguna.

¿Cuál ha sido el resultado de tanto desatino y de tanta chulería parapetada tras las mayorías absolutas? Más 200.000 parados, un tercio de la población bajo el umbral de la pobreza, un región muy endeudada y que está viendo como se le deterioran gravísimamente los sistemas públicos de protección social y los servicios básicos de salud, educación, servicios sociales, etc., mientras se pretende seguir entreteniendo a la gente con quimeras y engañabobos como la Paramount, se mantiene la amenaza de errores imperdonables como Cabo Cope o el Gorguel, y se sigue con el juego grotesco del nuevo aeropuerto y el AVE, sin proyecto económico alguno, fracasados todos los planes estratégicos, y con la corrupción llevando uno tras otro a todos los alcaldes del "milagro" Valcárcel al banquillo de los acusados y ya con muchas condenas firmes.

¿Cómo se puede decir, en el actual escenario social, sin que a uno se le caiga la cara de vergüenza que "no hemos abandonado la lucha contra la pobreza. Es verdad que se ha rebajado un 42%. Es decir que se mantiene un 58%"?. De verdad que hay que dudar del grave deterioro de la inteligencia de un hombre -un jefe de gobierno- que llega a decir cuando se le pregunta por qué se mantuvo a un alcalde en su puesto pese a existir condena firme (Fortuna), literalmente, "le pedí consejo a una persona de mi gobierno y me dijo que creía que debíamos esperar". Parece una respuesta del teatro del absurdo sino fuera una decisión impresentable de una enorme gravedad de quien tiene la máxima responsabilidad en el gobierno y en el partido mayoritario en la región.

Acabo: dice Valcárcel que le podría "atormentar" creer que, despues de 17 años, la región hubiera dado un giro de 360 grados, y estuviéramos otra vez al comienzo, con una crisis y la sensación de haber perdido todos estos años. No señor presidente, la cosa es aún más grave: tenemos más paro y pobreza que nunca antes en democracia, mucho más desigualdades y precariedad por todas partes, menos recursos para enfrentarlas, un sistema político en pleno descrédito (realmente en caída libre), sin ningún horizonte de futuro que podamos vislumbrar; pero, sobre todo, tenemos una élite gobernante que no está dispuesta a sacar conclusiones de todo esto y pretende seguir, como única objetivo, aferrada al poder y hacer el mismo tipo de cosas que nos han hundido. ¿Cuánta más agonía va ud. a traer a la Región de Murcia, qué más ha de ocurrir para que se vaya de una vez de la vida pública –y se lleve a su partido con ud.– y deje de arrastrarnos al abismo de su mano Sr. Valcárcel? Haga un último –esta vez sí- servicio a la región de (y contra) la que ha vivido todos estos años: desaparezca.

(1) "La economía murciana está basada en el desarrollo urbanístico y por ello está gravemente desequilibrada, con los riesgos enormes del estallido de la burbuja inmobiliaria y sus consecuencias. Pero además el trabajo actual que genera es principalmente temporal y precario. El desarrollo económico de la región NO PUEDE justificarse de ningún modo en el desarrollismo salvaje que está acabando con nuestro patrimonio y nuestros recursos..