28/5/07

¡¡MÁS MADERA!!



Los Hermanos Marx en el Oeste:
El viaje en tren es el momento de clímax de este filme. Los Marx consiguen solventar todas las dificultades, llevando el tren hasta su destino utilizando como combustible la madera de los propios vagones, que se quedan en el esqueleto. Groucho grita una y otra vez: “¡Traed madera!” (habitualmente traducido por “¡Más madera!”).

Existen muchos foros en la web donde cada uno dice lo que quiere (y, por desgracia, muchas veces con el insulto por delante, sin que se sepa si esta actitud es visceral o es una estrategia de crispación por parte de algunos), lo que sí resulta penoso es que no se argumenten las posturas, porque eso nos ayudaría a ir profundizando en nuestros conocimientos y creciendo como personas. Dicho esto, hay que dejar claro que amamos a Murcia, su güerta, su olor a tierra y azahar que cautiva, como lo hace también la luz de sus amaneceres y sus atardeceres, sus gentes, sus culturas y sus paisajes. Por eso, ante la mayoría absoluta...
que ha obtenido el PP en las presentes elecciones municipales, sería bueno que todos y todas, votantes o no del PP, hiciéramos la siguiente reflexión:
a) Las mayorías no tienen porque llevar siempre la razón (los que apoyaron la muerte de Jesucristo, los que votaron a Hitler, los que apoyaron a Estalin...), pueden estar equivocados por ignorancia, engañados por manipulación, presionados por temor (a perder un empleo, por ejemplo), inmovilizados ("mejor malo conocido que bueno por conocer..."), etc. Así que siempre hay que estar atento a no errar, aunque se gane por mayoría absoluta (PP en Murcia, PSOE en Andalucía, etc.)
b) Teniendo en cuenta lo anterior, y a pesar de ser apoyado por la mayoría (si no se cuentan a los que no votaron) de los ciudadanos, hay que decir que el resultado obtenido por el PP en estas elecciones no es una buena noticia para el medio ambiente ni para los excluidos del planeta, y no porque los diputados y concejales del PP sean mejores o peores personas que los del PSOE, IU, etc., sino por la política que aplican y van a aplicar al dejárseles las manos libres, sin tener que pactar con nadie.
Porque, ¿es cierto o no que los murcianos estamos viviendo –ecológicamente– por encima de las posibilidades de nuestra Región y por ende de nuestro planeta; que nuestra "huella ecológica" (superficie necesaria para cubrir nuestras demandas energéticas en todos lo niveles) es cuatro o cinco veces superior a lo que nos corresponde y, por tanto, si todos los terrícolas quisieran vivir como nosotros se necesitarían al menos 4 planetas para que cupiesen todas estas "huellas"; por lo que, al tener sólo un planeta –¡qué pena!– estamos condenando a otros hermanos y hermanas –estos términos para los de "derechas" que, a veces se las dan de tan cristianos, y para alguno de "izquierdas"– a vivir con una "huella" muy inferior a la que necesitan para poder vivir dignamente?
c) Si es cierto esto, y según los datos científicos (OSE –Observatorio de la Sostenibilidad–, por ejemplo) que se manejan así lo corroboran, el actual modelo de "crecimiento" no sólo es INSOSTENIBLE en el tiempo (consumimos capital y no renta medioambiental, como ya decía hace muchos años Shumacher en su libro "Lo pequeño es hermoso"), también es INEXTENSIBLE en el espacio (no puede extenderse a otros países menos "desarrollados" porque el planeta colapsaría), y por tanto INMORAL: destruye a la Naturaleza y deja o-bli-ga-to-ria-men-te en la miseria al 80 % de la población mundial.
d) Por lo que la civilización de la AUSTERIDAD basada en un EQUILIBRIO PERDURABLE (desarrollo sostenible no define acertadamente hacia donde queremos-podemos ir, de hecho muchas culturas no tienen la palabra ni manejan el concepto "desarrollo") es la ÚNICA SOLUCIÓN para que TODOS y TODAS podamos vivir dignamente sin acabar con el planeta (una cosa es inseparable de la otra). Esto es lo que nos da miedo afrontar y enfrentar, individualmente, como formaciones políticas (derechas o izquierdas), o incluso como movimientos sociales: ¡decir que hay que ser más austeros NO DA VOTOS y tampoco simpatías!

Para acabar, y volviendo a lo de"¡Más madera!", esta política "desarrollista" que nos deslumbra con su “velocidad” de crecimiento está consumiendo la "madera" de nuestra región, y no se sabe a ciencia cierta si llegaremos a algún lugar, pero si lo hacemos será con el "esqueleto" de lo que éramos: llenos de ladrillos pero con una cultura y un territorio ESTANDARIZADO, sin identidad, con los montes llenos de canteras y las calles llenas de mercedes. Sólo un loco (con buena o mala leche) corta la rama sobre la que se sienta, lo malo es que en nuestro caso no se caerá él sólo sino que arrastrará a todos los demás. ¿Es que los murcianos y las murcianas, de derechas o de izquierdas, no tenemos la suficiente creatividad para "desarrollarnos" de verdad, sin destruir-nos hasta estos límites? Creemos que sí, siempre que pensemos en el bien social y medioambiental y no en lucrarnos personalmente. En la plataforma MURCIA NO SE VENDE, podremos estar o no equivocados en nuestras posturas, pero lo que sí podemos asegurar es que no buscamos el beneficio personal sino el bien de la Región, de su tierra y de todas sus gentes, y del planeta (los problemas globales, como el efecto invernadero, nos afectarán particularmente al sureste español), y eso es una garantía de HONESTIDAD frente a los que defienden otras posturas, que también pueden estar más o menos equivocadas, pero que se lucran con su puesta en práctica.
Haya paz, también para el medio ambiente.


3 comentarios:

Anónimo dijo...

Los resultados electorales del pasado domingo deben llevarnos a la reflexión, a establecer la estrategia de acción, y sobre todo, a que no cunda el desámino. Algunas consideraciones a vuelapluma de cara al futuro del movimiento reivindicativo en la Región:
Acción-reacción: a más derecha, más respuesta de los colectivos y movimientos progresistas.
Debemos actuar inteligente y estratégicamente para, sin cambiar el mensaje, hacerlo llegar a la mayor cantidad de personas posibles (menos tamborradas contra puestos del PP y más conciertos, actividades lúdicas y manifiestaciones abiertas y festivas que inviten a la gente a participar... un movimiento amable, agradable, etc.).
Reforzar nuestras propuestas con análisis, estudios, investigaciones. La formación debe continuar; las consignas para las pancartas y los gritos; los razonamientos para las conversaciones.
Debemos ser coherentes; no es de recibo participar en las movilizaciones y luego no votar... es más, si el movimiento se considera apolítico (imagino que más bien serán apartidista), debemos reconocer el trabajo que hacen los distintos partidos dentro y fuera de Murcia No se Vende: ¿es igual IU que PSOE?¿Pujante y Saura comparten pancartas?¿Esther y Mª José Alarcón comparten bicicletas? Por no hablar de dirigentes intermedios y militantes de base.
Hay que dosificar las fuerzas, repartir el trabajo, programar actividades rentables (que tengan mucho impacto con poco esfuerzo) y esperar a que la propia actualidad municipal y regional de pie para grandes actos (no deben forzarse convocatorias que luego son un fracaso).
A pesar de los resultados electorales, Murcia No se Vende se ha convertido en un referente a la negación de la políticas Valcárcel; hay que seguir currándoselo, y llevarlo a las instituciones.

Ánimo, que todos nosotros mantenemos la llama de a dignidad en esta región provinciana, servil y clientelar.

Blog de la Plataforma "La Región de Murcia No Se Vende" dijo...

Estoy contigo.
El curso de la historia se encargará de poner a cada uno en su sitio, lo malo es que lo haga cuando ya hayamos alcanzado el "punto de no retorno" medioambiental (global –efecto invernadero, etc.– y locálmente –destrozo del patrimonio natural de la Región–) y social (paro endémico –problemática social aguda– por caída del monocultivo del ladrillo y pérdida de suelo agrícola). Creo, modestamente, que nosotros somos los ciudadanos y ciudadanas del futuro, encargados de hacer brotar la semilla cuyo fruto sea un modelo de sociedad (y un estilo de ser humano) diferente: equilibrada-sostenible, extensible, respetuosa con los otros y con el otro, holística, generosa, bella...
Para esto hay que abandonar lastres del pasado, conceptos que confunden, dividen y no suman (izquierdas, derechas, conservadores, progresistas, crecimiento económico...), y buscar a la gente generosa que persigue hacer el bien sin violencia, sean del partido que sean (aunque tengo que reconocer que me cuesta entender los presupuestos de algunas formaciones políticas), de la religión que sean... Para esto sólo queda aplicar las tres "ces": CCC (Conciencia, Compromiso y Creatividad). Un reto, un desafío, pero ahí estamos. Crear lo nuevo siempre es más difícil –también más satisfactorio– que reformar lo antiguo y, por supuesto, que mantenerlo.
En eso estamos.

Anónimo dijo...

Teneis mucha razón, ahora más que nunca creatividad e información. Hay mucha gente que no sabe que su futuro y el de sus hijos está en serio peligro. Sus problemas terminan donde empieza Ikea. Es hora de remover conciencias y somos muchos los que estamos dispuestos a hacerlo.
¡¡Animo!!